Cuida tus ojos al desinfectar

image-as-thumbnail

La lavandina que se utiliza para la higiene diaria en una concentración al 5% debe ser manipulada con mucha precaución, porque el contacto directo con la piel y mucosas o indirectamente a través de gases tóxicos, puede generar desde una leve irritación pasajera, hasta una quemadura profunda.

Además, si mezclas lavandina con detergente se producen gases irritantes y tóxicos. Es por eso que siempre se recomienda usarlos en baldes diferentes.

Los síntomas oculares que genera la quemadura por lavandina son dolor, picazón, visión borrosa, piel del párpado enrojecida, ojo rojo, fotofobia y lagrimeo.

Ante esta situación, la primer medida es enjuagarse los ojos con mucha agua potable, y luego dirigirse rápidamente a una guardia oftalmológica. Es importante que lleves el producto con vos, para que los profesionales corroboren la composición.