presbicia

La presbicia afecta a cada vez más adultos a lo largo del mundo. Por suerte, cada vez hay más tratamientos para evitarla y revertirla.

Y, sin lugar a dudas, el más revolucionario, efectivo y, sobre todo, el menos invasivo, es el Método Benozzi. Se trata de unas gotas cuya composición es única para cada paciente. 

Debe ser recetada por un oftalmólogo especializado a través de recetas magistrales, y el profesional debe hacer el seguimiento constante de la evolución del paciente para asegurarse de que todo vaya bien o, en caso de ser necesario, modificar la fórmula.

La buena noticia es que, si se la aborda a tiempo, la presbicia es más que tratable. Si, por el contrario, se la deja estar, los efectos serán cada vez peores. Llegará un punto en el que ningún tratamiento será efectivo, dejando a la cirugía y a los anteojos como única opción para mantener un estilo de vida lo más normal posible.

¿Cuáles son las ventajas del Método Benozzi para tratar la presbicia?

A diferencia de otros tratamientos contra la presbicia, el Método Benozzi garantiza un restablecimiento natural de las capacidades de enfoque de los ojos, tanto de lejos como de cerca.

Esto garantiza, también, la conservación de todas las capacidades de ver en 3D, algo que con algunos tratamientos para la presbicia suele mermar..

Además, es un método sumamente efectivo para independizarse del uso de anteojos, puesto que las gotas no solo detienen el avance de la presbicia, sino que también la revierten. De esta manera, las gafas no serán necesarias ni en el corto ni en el largo plazo, a menos que surjan otras condiciones

La poca intrusión que presenta el Método Benozzi en su aplicación supone, además, una adaptación sumamente sencilla a todos los cambios en la calidad visual.

Respecto a la aplicación, es importante aclarar que no se trata de ninguna fórmula mágica. Es un tratamiento médico que debe ser recetado de forma magistral por un oftalmólogo profesional, y cuya aplicación periódica demanda de un compromiso tanto por parte del profesional como del paciente.

Retomando los beneficios del Método Benozzi a la hora de tratar la presbicia, este tratamiento garantiza que los resultados obtenidos se mantengan a lo largo del tiempo. No hay pérdidas en la capacidad visual si el tratamiento es terminado, siempre y cuando la orden venga de un profesional.

Y, por último, en caso de que los resultados no sean los esperados, el Método Benozzi cuenta con la ventaja de ser reversible. De esta forma, ningún paciente deberá enfrentar ningún efecto secundario ni consecuencias negativas.

¿Tenés presbicia y te gustaría tratarla?

Si tenés entre 40 y 50 años (o estás cerca de esa edad) y los síntomas de presbicia están apenas manifestándose, estás a tiempo de hacerlo.

Te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales. Ellos podrán revisar tu situación particular y recetarte las gotas que más se amolden a vos.

En el Centro Benozzi nos aseguramos de brindar una atención integral y de la más alta calidad a cada uno de nuestros clientes. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.