Servicio de Retina

Oftalmología

Desprendimiento de Retina

Se trata de una emergencia médica que requiere tratamiento quirúrgico inmediato.
Cuando se produce un desprendimiento de retina, ésta se separa de la coroides subyacente encargada de suministrarle oxígeno y nutrientes.

¿Cuáles son los síntomas?:
  • Visión de destellos luminosos (similares a un relámpago o flash) que en ocasiones se repiten y son percibidos sobre el mismo sector de la visión. Estos síntomas visuales aparecen casi siempre antes de que ocurra el desprendimiento de retina.
  •  Pérdida parcial o total de su campo visual, de forma más o menos rápida, con o sin presencia previa de los destellos luminosos. Puede percibirse como una cortina negra que tapa la visión.
  •  Sin dolor.

Ante la aparición de alguno o todos estos síntomas busque atención médica inmediata.
Lamentablemente, muchas veces se pospone la consulta con la esperanza de que los síntomas desaparezcan lo cual empeora el cuadro que si es diagnosticado y tratado precozmente tiene un pronóstico más favorable.

Causas:

El desprendimiento de retina puede ocurrir como resultado de:

  • Rotura retiniana (agujero o desgarro en la retina) que puede aparecer luego de un desprendimiento de vítreo. Se denomina de tipo Regmatógeno y es la causa más frecuente.
  •  Lesiones características de la retinopatía diabética. Se denomina de tipo Traccional.
  •  Cuando existen problemas de permeabilidad vascular o secundarios a tumores o trastornos inflamatorios. Se denomina de tipo Exudativo.
Formas de Prevención y diagnóstico:

Es aconsejable realizar un fondo de ojos anual para detectar algunas lesiones retinales que se consideran predisponentes para desencadenar un desprendimiento de retina. Estas lesiones, si son detectadas a tiempo pueden ser fotocoaguladas con láser Argón para prevenirlo.

Es importante tener en cuenta los síntomas descriptos como señales de alerta y acudir con premura al oftalmólogo para realizar examen ocular y fondo de ojos de urgencia, lo que podría ayudar a salvar su visión.

Tratamiento:

Para los casos de desgarro de retina se aconseja el tratamiento preventivo con láser (Argón) que también puede ser empleado en las lesiones de la periferia predisponentes a un desprendimiento de retina.

Cuando el desprendimiento de retina ya se ha generado el tratamiento es siempre quirúrgico. Se debe reposicionar la retina, ya sea por vía externa (colocando procedimientos de identación) o vía interna (vitrectomía), dependiendo del caso particular.

Tipos de cirugía:
– Cirugía con láser de argón (Fotocoagulación)
– Congelación (Criopexia)
– Retinopexia Neumática
– Cirugía escleral convencional
– La vitrectomía transconjuntival

Miodesopsias

MIODESOPSIAS (MOSCAS VOLANTES)

La percepción de “moscas volantes” o cuerpos flotantes móviles en forma de puntos, hilos u otras formas es uno de los motivos de consulta oftalmológica más frecuente y se denominan miodesopsias.

Característicamente, estos cuerpos flotantes se desplazan con los movimientos que realizamos con los ojos.
En la mayoría de los casos, están relacionados con cambios fisiológicos del humor vítreo y carecen de importancia, pero en algunas ocasiones pueden asociarse con patologías oculares graves que requieren tratamiento específico.

Los principales factores predisponentes son el avance de la edad y la miopía.

Estos cuerpos flotantes son condensaciones (agregados de fibras de colágeno) que se forman en el humor vítreo (gel transparente que rellena el globo ocular) y que cuando pasa la luz proyectan su sombra en la retina percibiendo la imagen a contraluz.

El volumen del humor vítreo disminuye progresivamente, pudiendo generar su separación de la retina (desprendimiento del vítreo), esta situación puede generar mayor cantidad de cuerpos flotantes y la percepción de las miodesopsias de aparición aguda.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con el examen de fondo de ojos y/o ecografía ocular.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento médico en la actualidad para eliminar las miodesopsias definitivamente.

En casos muy extremos en los que los cuerpos flotantes interfieren significativamente en la visión, podría estar indicada una vitrectomía. Durante este procedimiento se extrae el gel vítreo con condensaciones y se repone por una solución salina. Esta es una cirugía altamente especializada que se realiza con anestesia local en gotas y habitualmente no precisa puntos de sutura.

Retinopatía diabética

La diabetes puede lastimar tus ojos causando daño a los pequeños vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), aumentando el riesgo de padecer glaucoma o cataratas y otros problemas oculares. La posibilidad de complicaciones aumenta si:

  • Has tenido diabetes por mucho tiempo.
  • Tu diabetes está mal controlada con niveles altos de azúcar en sangre.
  • Tenes presión arterial alta (HTA)
  • Tenes el nivel de colesterol alto
  • Sos fumador
  • Tenes sobrepeso
  • Sos sedentario
  • Estás embarazada
  • ¿Qué se siente?

    Inicialmente es probable que no sientas nada, pero a medida que avanza la enfermedad, puede ir gradualmente disminuyendo tu visión.

    ¿Se puede tratar?

    El tratamiento dependerá del grado de las lesiones. De todas formas lo primordial es mantener la diabetes bien controlada.

    ¿Qué puedo hacer?

    Podes mejorar tu pronóstico manteniendo un buen control del azúcar en la sangre y la presión arterial, hacer ejercicio, seguir la dieta que te indica tu médico y evitar fumar.

    El control oftalmológico con fondo de ojos debe hacerse una vez al año si tu diabetes está controlada, sino más seguido. Cuanto antes mejor!

    Degeneración macular relacionada con la edad

    DEGENERACIÓN MACULAR RELACIONADA CON LA EDAD (Seca)

    La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad que afecta generalmente a personas mayores de 50 años provocando una disminución de la visión debido a la presencia de lesiones en la mácula (área central de la retina).

    Síntomas

    La degeneración macular es indolora y evoluciona gradualmente. La visión puede fallar en un solo ojo mientras que el otro permanece normal, lo que puede resultar en que no sea notado el cambio. A medida que la enfermedad avanza, estos son los cambios en la visión:

    – necesidad de mayor cantidad de luz al leer o para la visión cercana.
    – dificultad a la adaptación a bajos niveles de luz.
    – aparición de puntos ciegos en el centro del campo visual combinados con una profunda caída de la nitidez de su visión central.
    – su visión y estilo de vida comienzan a verse dramáticamente afectados cuando esta afección se presenta en ambos ojos.
    – imágenes deformadas (metamorfopsias): algunas personas pueden experimentar alteraciones visuales que pueden incluir patrones inusuales como figuras geométricas, animales o incluso caras, estas imágenes pueden erróneamente creerse asociadas a alucinaciones.

    Diagnóstico

    Para realizar diagnóstico de degeneración macular relacionada con la edad se debe realizar un examen oftalmológico minucioso junto con observación del fondo de ojos y la combinación con estudios complementarios precisos como son:

    – Retinofluoresceinografía (RFG): se inyecta un contraste (fluoresceína sódica) endovenoso y se estudia su comportamiento a nivel coroideo y retiniano mediante la toma de fotografías.

    – Tomografía de coherencia óptica (OCT): es una prueba diagnóstica no invasiva donde se escanea la mácula y sirve para evidenciar la presencia o no de una membrana neovascular y/o edema macular.

    Estos estudios son necesarios tanto para el diagnóstico como el seguimiento de los pacientes con degeneración macular (maculopatía).

    Tratamiento

    En la actualidad no hay tratamiento para curar la degeneración macular seca. Por lo general progresa lentamente, y muchas personas con esta afección son capaces de vivir una vida productiva con normalidad, sobretodo, si está afectado un solo ojo.

    La degeneración macular seca puede convertirse en una degeneración macular húmeda. El tratamiento con comprimidos de altas dosis de antioxidantes y zinc puede revertir esta progresión.

    Edema Macular

    Existen en la retina dos zonas o sectores: la retina central y la retina periférica. La retina central tiene una pequeña depresión central (de 1mm x 1.5mm) llamada Mácula y está formada en su totalidad por elementos celulares altamente diferenciados llamados conos; estos son los que permiten la visión discriminatoria y de los colores. La Mácula nos permite leer, escribir y ver los detalles de los objetos. Cualquier enfermedad que afecte este sector se llama Maculopatía.

    Retinosis Pigmentaria

    La retinosis pigmentaria es una patología provocada por numerosos genes (participan diferentes genes de los cuales 12 ya han sido identificados), y suele haber un alto porcentaje de antecedentes familiares de ceguera o de grave pérdida de la función visual.

    La edad de aparición más frecuente de esta patología es entre los 25-40 años y aparece de manera silenciosa y lenta.

    Síntomas

    – Importante disminución en la visión nocturna y/o lenta capacidad para adaptarse a la oscuridad.

    – Pérdida progresiva del campo visual que lleva a tener una visión como en túnel.

    – Pérdida de la visión central (no afecta a todas las personas por igual).

    Tratamiento

    Existe la esperanza de que en un futuro se puedan localizar la totalidad de los genes alterados.

    Actualmente se indican tratamientos paliativos reológicos con el fin de disminuir los daños colaterales de la enfermedad.

    Otra opción que se está estudiando es el transplante de células madre en la retina, pero aún queda mucho camino por recorrer.

    Pronóstico

    El pronóstico en la retinosis pigmentaria depende de la forma de herencia y de la edad de presentación. Cuanto más tarde aparece la enfermedad, mejor es el pronóstico.

    Los pacientes con esta enfermedad deben seguir un estricto protocolo de diagnóstico y seguimiento de la retinosis pigmentaria.

    Se recomienda un examen oftalmológico a toda persona con antecedentes familiares.

    Existe en el país la Fundación Argentina de Retinosis Pigmentaria FARP http://www.retinosis.org.ar

    Maculopatía

    Existen en la retina dos zonas o sectores: la retina central y la retina periférica. La retina central tiene una pequeña depresión central (de 1mm x 1.5mm) llamada Mácula y está formada en su totalidad por elementos celulares altamente diferenciados llamados conos; estos son los que permiten la visión discriminatoria y de los colores. La Mácula nos permite leer, escribir y ver los detalles de los objetos. Cualquier enfermedad que afecte este sector se llama Maculopatía.